miércoles, 7 de octubre de 2015

¿POR QUÉ NOS HICIMOS MEDICOS?

Por Dr Maxi Gutiérrez Tomado de Medicina de Familia con blog Propia
Hace unos días mi amigo Pancho ha compartido conmigo una foto de una de las personas que más quiere en el mundo. Una de esas fotos que produce tal derroche de sentimientos que me siento enamorado por ella.  Mírala… Contempla… Disfruta… Y déjate decir… Te la regalo.
José Tomás y el Sheriff Woody

 José Tomás esta envuelto en una de esas historias que nunca buscó y que nadie imaginó a su alrededor. El cáncer y él se encontraron un día y José Tomás lo saluda con la inocencia que sólo un niño posee. José Tomás adora a sus médicos. Quiere parecerse a ellos y cuidar al Sheriff Woody como le cuidan a él… ¿Hay algo más bonito? ¿puede haber más ternura en una imagen?
Alguna de las personas a las que acompaño en la consulta también percibo que si tuvieran muñecos, su agradecimiento llegaría hasta ellos. Pero, como no son niños no se atreven a mostrarlo tan gráficamente.
 José Tomás me hizo pensar en ¿por qué nos hicimos médicos? ¿por qué me hice médico?. Confieso que no creo en las vocaciones infundidas por fuerzas superiores. Tampoco reconozco en mi ADN genes médicos ni haber mamado de fuentes sanitarias cercanas. Por suerte, no fui un niño enfermo, al contrario, en aquel tiempo éramos “sanos sin revisiones”.
Recuerdo haber participado en un ambiente de infancia y sobre todo, de juventud donde el deseo de justicia y las reivindicaciones de los derechos humanos estaban en el aire que respirábamos. El deseo de un mundo mejor se impulsaba desde muchas fuentes: la política en su anhelo democrático, la religión con una Iglesia comprometida con la justicia social, el asociacionismo deseoso de libertad,… y más.
Si a eso le añadimos un baño de realidad cuando tu padre te dice “elige algo que tengas cerca de casa” (porque no daba para mas), entonces me encuentro haciendo la matrícula en la Facultad de Medicina.
Sin duda, el deseo de hacer algo por los demás, de contribuir a la mejora social y de sentirse interesado en el ser humano fue lo que a muchos nos movió a ser lo que somos. Y a partir de ahí se construyó la vocación. Y empezamos a sentirnos llamados hasta vivirlo con la pasión del que se siente satisfecho por colaborar en la mejora de la salud de las personas. Quizás demasiado pretencioso pero, seguramente, por eso nos hicimos médicos. Por eso me hice médico.
 No dudo de la vocación de mis jóvenes residentes al contrario, son personas entregadas y dispuestas pero, no estoy seguro si ahora el proceso es el mismo. Sin duda algo tienen que ver las desorbitadas notas necesarias para poder acceder a la carrera de medicina. Porque cuando uno tiene el listón tan alto seguramente la vocación se apaga sola: es cuando el “no puedo” se convierte en “no quiero”. En cualquier caso, lo que más me preocupa es lo contrario, que cuando uno es brillante en sus notas (que no siempre en su persona) se sienta empujado a matricularse en medicina aunque las personas le importen un carajo. Eso, permítanme, es un suicidio sanitario y social.
Los que elegimos ser médicos y médicas hace años no tuvimos que hacer salto de alturapara llegar a la Universidad y… tampoco hemos salido tan mal ¿no?.
 Debe haber otro sistema más humano y mas humanizador para que José Tomás el día de mañana, sea lo que quiera ser. Y si su deseo es auscultar a muchos Sheriff Woody pueda serlo sin tener que demostrar a nadie que es un portento en superar pruebas examinatorias. Que si se siente movido por contribuir en el cuidado tanto como a él le cuidaron, pueda hacerlo sin límites.
Si no es así, la medicina perderá a los mejores profesionales y a las mejores personas.


NOTA AL PIE: Todavía no tengo el gusto de haber podido conocer en persona a Jose Tomás pero, desde aquí quiero desearle lo mejor en su aventura sanitaria y personal. Quiero agradecer su gesto fotografiado para la contribución de una profesión médica compuesta por los mejores hombres y mujeres. Gracias porque tu gesto nos hace crecer, nos hace “grandes”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada