domingo, 5 de junio de 2016

De interna de medicina a residente de medicina familiar en Lima Perú:

Yasmin Córdova Rios

Cuando terminé la carrera estaba un poco cansada de los pacientes complicados, de las emergencias, de haber visto morir a algunas personas en el internado, séptimo año de la carrera de medicina en un hospital publico de Perú donde se observan las carencias del sistema y donde uno tiene que correr y suplicar por una Tomografía aparte de varios trámites, recuerdo un paciente renal, que se salvó por poco, se le pudo conseguir una jeringa especial que necesitaba para la colocación de su catéter venoso central permanente para que pueda recibir hemodiálisis y sobrevivir.

Sentía que estaba un poco cansada y quería huir salir de la ciudad de Lima, respirar otro aire, vino la oportunidad de hacer el Serums (Servicio rural urbano marginal)  sabía que quería ir a la Selva ya la había conocido con mi mamá cuando terminé el primer año de la carrera. Viviré un año feliz en la selva pensé, con cielo celeste y pasto verde.  

Pero no quería estar muy aislada entonces elegí una plaza de Serums en la misma ciudad de Tarapoto debido a eso tuve muy bajo puntaje para poder postular a la residencia, me dio un poco de temor pero más temor me daba quedarme sin plaza ese año entonces continúe, fue uno de los mejores años de mi vida, conocí la comida, cultura danzas, de la selva de mi país aparte de muy buenos amigos con los cuales compartíamos los fines de semana y hasta el día de hoy son muchos de mis mejores amigos.  Pero... luego de eso que especialidad iba a seguir, no estaba muy segura de ello, lo único que sabia es que no quería tener mucho estrés, sé que me gusta atender a las personas, compartir con ellas, poder guiarlas para que mejoren su salud pero no quería sentir la prisa de la emergencia o la gravedad de una Unidad de cuidados intensivos. 

Pensaba y pensaba a que especialidad postular, en uno de los tests vocacionales que hice mi resultado fue medicina familiar, pero en ese momento, no sabia bien de que se trataba, ya que no conocía de cerca a ningún medico de familia, entonces me incliné por la medicina física y rehabilitación ya que me gusta los temas de deporte y la danza.

Postulé tres veces a Medicina física y rehabilitación, la tercera sentí mucha frustración y no entendía que pasaba.  Hasta tuve un sueño en el cual escuchaba una voz que me decía NO! por ese camino no es.  Busqué consejos a varios amigos y muchos de ellos me decían que la Medicina familiar era para mi, pero yo aún no me convencía. Pedí consejo a varias amistades y a algunos residentes de Medicina Familiar y todos me decían que ese era mi futuro, eso era lo que debía seguir.

 En Junio de 2015 acepté la plaza de médico residente de Medicina Familiar en un Centro Materno Infantil del Ministerio de Salud y asistiendo a las clases en las tardes llevadas por la Universidad, conociendo a mis compañeros residentes tanto de mi Universidad como de otras, observando la lucha y los propósitos que Defiende la Medicina Familiar y comunitaria, dando énfasis en una atención primaria de buena calidad para mejorar los niveles de salud de la población. 

Aprendiendo en el Congreso Peruano de Medicina Familiar y en diferentes cursos de maestros internacionales de Mexico, Chile, Brasil, España escuchando sus experiencias y luchas por la atención centrada en la persona, por las decisiones compartidas y tomar conciencia del poder de la prevención, promoción y educación en la salud, me fui convenciendo que este era el camino que la vida tenía para mi,que me invita a ser parte de los luchadores para revolucionar el estado actual de la salud en nuestro país. Cada día es un reto nuevo pero que acá estamos dispuestos a continuar por el bien de todos, intentado tener una sociedad más justa y con menos desigualdades. Ahora me encuentro terminando el primer año de la residencia, habiendo rotado en diferentes hospitales y clínicas de todos los niveles y estratos socioeconómicos, no me queda duda que no podemos detenernos en seguir luchando por una mejor atención primaria.  Seguimos adelante con entusiasmo y esperanza. 


Yasmin Córdova Rios
Médico Residente de Medicina Familiar y Comunitaria
Universidad Científica del Sur Lima - P

5 comentarios:

  1. Gran post Yasmin. La medicina de familia necesita gente como tú. Gente humana, cercana, que comprenda que este sistema debe girar en torno a la Atención Primaria. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar