sábado, 30 de abril de 2016

Prevención de caídas en el adulto mayor

Resultado de imagen para caidas adulto mayor

Extraído artículo de profam

¿Cuándo vamos a dejar de tratar al hueso y comenzar a realizar programas de prevención de caídas en nuestra población?
Un gran estudio poblacional de mujeres de ≥ 65 años mostró que el 85% de todas las fracturas por traumatismo NO FUERON ATRIBUIBLES A OSTEOPOROSIS. (1)

Además, aunque la DMO esté, en promedio, asociada con el riesgo de fractura, el valor añadido del mismo en comparación con los factores de riesgo clínico sigue siendo escaso. 
La capacidad de la DMO para predecir las fracturas de cadera disminuye sustancialmente con el aumento de la edad.

Por ejemplo, el riesgo relativo de fractura de cadera aumentó 13 veces de 60 a 80 años de edad, tanto en hombres y mujeres, mientras que el declive relacionado con la edad en la DMO predice solamente el doble de riesgo.
Un aumento de 44 veces en la incidencia de fracturas de cadera de 55 a 85 años de edad fue reportado en mujeres suecas, para lo cual el impacto de la edad era 11 veces mayor que el de la DMO.
También está bien establecido que el hueso se deteriora con la edad, pero tené en cuenta que incluso UN HUESO DÉBIL PUEDE SOBREVIVIR A LA VIDA NORMAL sin carga excepcional causada por una caída.

Las fracturas son causadas principalmente por las caídas, incluyendo el caso de fracturas vertebrales.
Por lo tanto, la pregunta: ¿Tiene problemas de equilibrio?, puede predecir casi el 40% de todas las fracturas de cadera, mientras que la osteoporosis predice <30% .
En cuanto a la incidencia de fracturas distinta entre mujeres y hombres, la mayor incidencia en mujeres es atribuible a una mayor incidencia de caídas, NO A UN DESCENSO DE LA DMO. 
El riesgo de caídas aumenta con la edad y la reducción de la función física, y caídas son muy comunes entre la población de más edad:
Casi un tercio de los individuos  sanos de 65 años o más, y la mitad de los mayores de 80 o más caerán al menos una vez al año.

Sin embargo, sólo 5% de las caídas resultarán en fractura, y sólo 1% en una fractura de cadera. 
Una explicación para el aumento del riesgo de caídas en personas mayores es la debilidad muscular, no sólo por disminución de la masa muscular, sino también por la reducción de la fuerza muscular y la energía, como consecuencia de la pérdida de fibras musculares, degeneración grasa y cambios fibróticos, y una disminución del número de unidades motoras musculares.

La densidad muscular (no sólo el tamaño muscular), es un determinante importante del riesgo futuro de fractura de cadera. El peso del músculo esquelético comprende ~ 45% del peso corporal a los 21-30 años de edad, pero se reduce a ~ 27% después de los 70 años. Durante el envejecimiento, la fuerza muscular del cuádriceps se reduce en promedio un 40% . Lo más probable es que la pérdida de masa muscular relacionada con el envejecimiento y la reducción de equilibrio contribuyan al riesgo de fractura a través de que se es más propenso  a caer.
Esto podría, al menos en parte, explicar el valor predictivo relativamente pobre de la pérdida ósea en la identificación de las personas en riesgo de sufrir fracturas en la vejez.

(1) Stone KL, Seeley DG, Lui LY et al. BMD at multiple sites and risk of fracture of multiple types: long-term results from the Study of Osteoporotic Fractures. J Bone Miner Res 2003; 18:1947–54.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada