miércoles, 13 de agosto de 2014

Por qué quiero ser Médico Familiar



Ser médico no es una tarea fácil. Una vez que te involucras en esa relación directa con el paciente, más allá de su enfermedad, entiendes el real significado de la medicina.
La Medicina Familiar tiene la ventaja de poder explorar aquella información imprescindible en el ser humano, nos permite conectarnos con la emoción del paciente y su entorno. Sin duda, la labor más reconocida de esta especialidad es poder prevenir o detectar a tiempo ciertas patologías.
Quiero ser Médico Familiar porque podré seguir aportando desde la parte clínica, pero también podré involucrarme con la gestión y administración pública de la salud; entendiendo porqué enferma la población y cómo poder evitar que esto ocurra. Además me llama la atención el trabajo que se realiza en Atención Primaria, que conociendo sus limitaciones, es el lugar ideal para dar continuidad y seguimiento, involucrando a toda la familia y el entorno en la problemática del paciente.
Con las herramientas entregadas en esta especialidad médica, podré ser más resolutivo, además de tener una comunicación más directa en las derivaciones, por ejemplo, con el nivel secundario de atención; además de adquirir los conocimientos necesarios para entender y tratar de solucionar los problemas que enfrenta cada integrante del grupo familiar en sus respectivas etapas del ciclo vital, en una dimensión tanto individual como colectiva, desde una perspectiva biopsicosocial en base a un modelo educativo, participativo, promocional y curativo de la salud.
Deseo poder involucrarme con la familia, con los cuidadores, poder enseñar, acompañar a los padres en el crecimiento del recién nacido, poder aclarar dudas a los niños-adolescentes y poder prepararlos para la adultez; integrar a los adultos mayores en la participación comunitaria; aprender más de los cuidados y manejos de pacientes postrados, el alivio crónico del dolor y enfrentar con la familia la muerte como un suceso natural de la vida.

En definitiva, poder encabezar o ser parte de un exitoso equipo de trabajo en conjunto con la población, con un enfoque anticipatorio y de calidad en salud.


Dr. Marcelo Müller Ramirez

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada