jueves, 5 de mayo de 2016

Una cita no es suficiente…

Dra Catalina Coral
Catalina Coral Coral
Emilia viene a la consulta con su única nieta, Sara, de 5 años. Menciona dos motivos: la niña no oye bien por su oído derecho y uno de sus pies se desvía al caminar. Había sido tratada antes con glicerina en gotas óticas, pero ella manifiesta que aquellas nunca habían servido para mejorar la audición de la menor; del “problema” del pie se había dado cuenta una maestra en el jardín infantil y le ordenó consultar.

Tras el interrogatorio, menciona también que Sara es muy rebelde, no quiere ir a vivir con sus padres: la hija de Emilia de 21 años quien paga alquiler junto a su yerno,el cual cursa una tecnología en Enfermería. La joven pareja hace más de cuatro meses tiene dificultad con la convivencia y Emilia teme que terminen pronto su relación. Cuando Sara es obligada a ir a casa de sus padres simplemente hace huelga, no come o rompe en llanto y exige retornar al hogar de su abuela.

Además de vivir con Sara,Emilia vive con tres de sus cuatro hijos. Emilia tuvo su primer embarazo a los 16 años. Su hija mayor, de 28 años es docente. Su único hijo varón de 22 años, dice,  consume marihuana. Él cursó cinco años de escuela y ahora es ayudante en obras de construcción; ella indica que es un buen chico, nunca ha dormido fuera de casa. Emilia hace una pausa, recuerda que la madre de Sara también recurrió al uso de sustancias inhalantes durante los seis primeros meses de gestación; exhibió múltiples episodios de amenaza de aborto y parto prematuro, pero al final de la gestación, a término, tuvo parto por cesárea debido a oligoamnios. En ese entonces su yerno, enclaustró a su hija para que abandonara el hábito.La menor de sus hijas tiene 14 años; utiliza sustancias inhalantes, no quiere continuar en la escuela, tiene novio, también adolescente y planea ir a vivir junto a él; Emilia dice que quizás su comportamiento se debe a su juventud y poca experiencia.

La consulta continúa, el tiempo indolente, corre de prisa; en la sala de espera el siguiente paciente espera ansioso su turno, nos apresuramos a terminar la cita, por ahora resolvemos unas cuantas cosas.
Recuerdo:“no debes correr, no puedes ni debes tratar de resolver todo de una vez”.
Examino a Sara:tiene tapón de cerumen bilateral en sus oídos y sus piernas ¡están perfectas!.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada