sábado, 12 de marzo de 2016

Compartiendo una reflexión:

Resultado de imagen para metas sanitarias


Llama la atención que después de un cuarto de siglo desde 1990 estemos aún en un modelo de sociedad impuesto: neoliberal extremo, consumista, exitista, individualista que  estimula e impone una  competencia  agresiva, donde todo vale con tal de lograr la recompensa económica, haciéndonos olvidar muchas veces, lo importante, el bien común… La Salud y la Atención Primaria no escapa a este modelo.

Las autoridades del  MINSAL a la hora de querer evaluar nuestro desempeño y aportes para  lograr alcanzar los Objetivos Sanitarios  y sus Metas al año 2020 (que por lo demás compartimos), insisten en una evaluación cuantitativa, biomédica propio del sistema neoliberal, entregando estímulos  económicos significativos o no, a los trabajadores condicionado al cumplimiento de dichas metas. En la práctica opera como la teoría de la zanahoria y el garrote, sin considerar  las facilidades o dificultades objetivas que podrían explicar los resultados. Llama la atención que algunas autoridades insistan en esta forma de evaluar cuando en el pasado se oponían.

Los equipos se ven y/o se sienten obligados a destinar gran parte de su tiempo al cumplimiento de las Metas por estímulos económicos perversos. La vida en los CESFAMs gira en torno al cumplimiento de las Metas. Muchas veces  desatendemos  otras estrategias y prestaciones tanto o más importantes, por la sola razón de que sus logros no están asociados al estímulo económico.

 Asociar al dinero el cumplimiento o no de las Metas ha significado que en los equipos:

1.- Se tensione y alteren  las relaciones y el clima organizacional. 

2.- Que una vez cumplida la Meta, dejen de hacer esfuerzos (y si los realizan no los informan)  porque “saben” que si lo hacen, la autoridad el próximo año les exigirá ese nuevo alto valor como Meta y es muy probable que no puedan cumplirlo arriesgando descuentos  o no acceder al Bono.

3.- Cuando las metas son difíciles o imposibles de alcanzar  (Ej. Ingreso precoz del embarazo,EMPAM) o no dependen directamente de los esfuerzos que el equipo pueda realizar (Compensación CV ) el equipo se siente “obligado” a buscar subterfugios para alcanzarlas.

4.- Las Metas se han transformado en un fin en sí mismo y algunas de ellas  pueden ser cuestionadas. Ejemplo El medir la “compensación de la HTA” no significa que esté compensado de la DM II, de su dislipidemia, etc. Si está compensado, no significa que ayer lo estuvo o qué mañana lo siga estando. La compensación o no, depende más de las estilos de vida, socioeconómicos, etc que de los 3 o más controles que podemos ofrecerles al año. 

5.- Las Metas del Programa Odontológico, si bien también tienen una mirada desde la disciplina, por lo menos (y no es menor) implican un esfuerzo focalizado y  sostenido, buscando y logrando intencionadamente lograr impacto (focalizando los esfuerzos desde el Alta integral en la gestante, pasando por los Controles de Salud Odontológico, Altas Integrales a los 6 y 12 años. Y se viene el Alta Integral  antes que egresen de Ens. Media.  Podríamos cuestionar que el impacto se logra gracias a dejar de lado totalmente a la población adulta (excepto la urgencia), pero es el único programa que puede mostrar un impacto global.

Podríamos seguir colocando ejemplos que dan cuenta de la necesidad de fortalecer de verdad la Salud pública, la Atención Primaria y su Modelo de Salud Familiar y Comunitario, basado en los Determinantes Sociales y Estilos de Vida, etc. Han sido las  propias autoridades de distintos gobiernos que al analizar  los avances  en las Metas desde 2000 a la fecha han debido reconocer que en muchas de ellas no solo no hemos avanzado, sino que incluso hemos retrocedido (Obesidad, Diabetes, Tabaquismo, drogadicción alcoholismo, depresión, suicidio en adolescente, VIF, etc), aún pese a los grandes  esfuerzos realizados por nuestros equipos, así como los mayores recursos destinados. 

Se hace urgente y necesario discutir sí, lo que todos decimos compartir (Modelo de Salud Familiar y Comunitario, el trabajo en red, transdisciplinario, etc , etc) en la práctica,  de verdad y cuanto hemos avanzado y sí contamos con  condiciones y ambientes que la favorezcan. Es sin lugar a dudas un tema complejo y las soluciones  debemos construirlas con la más amplia participación posible. Sin embargo en una primera etapa junto con: - entregar antecedentes a la autoridad para que a lo menos saque aquellas metas que no dependen de nuestros esfuerzos; considere las condiciones y recursos para cumplirlas, debemos ser capaces de vincular el logro de las otras  metas al Modelo de Salud Familiar, aplicando una mirada Familiar a los metas y otros indicadores de modo de que por ejemplo, cuando ingresamos a una gestante, o a un “crónico”, etc, apliquemos una  pequeña encuesta de cuáles de los integrantes de esa familia forman parte de los grupos priorizados en las diferentes metas e indicadores educando y luego derivar para que sean citados a esas prestaciones (EMPA, PAP, EMPAM, Altas Odontológicas, etc ) y a partir de eso el equipo de sector debería generar estrategias y hacer un seguimiento y evaluar cuantas “Familias accedieron y  a qué % de prestaciones ofertadas por el equipo.  Este ejemplo es para demostrar que independiente que un equipo desee implementarlo, lo importante es que debe darse la oportunidad de crear y generar estrategias que le den más sentido al trabajo diario que realiza.

Dr. Juan Soto Vergara
Medico Salubrista
Magister Salud Pública mención gestión APS U. Valpo

Director  CESFAM Nueva Aurora

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada